La ida de la Tercera Eliminatoria de la Copa del Rey no ha resultado favorable para el Ángel Ximénez – AVIA. El Bidasoa Irún ha logrado imponerse en casa por un final 32-26, unos números que obligan al conjunto pontanés a remontar el próximo martes en el Alcalde Miguel Salas.
 
Tal y como era de esperar, los irundarras saltaron al terreno de juego con intenciones claras. Aprovechando el ambiente de Artaleku, los de Jacobo Cuétara pronto se pondrían por delante en el electrónico, aunque las diferencias entre ambos equipos resultarían mínimas. El plantel de Puente Genil no ofrecería facilidades a su rival, algo de lo que mucho de ello tendría que ver Álvaro De Hita, que sería el encargado de custodiar la portería visitante. Las actuaciones de De Hita se equiparaban a las de Dejanovic en el lado local, que también se lucía ante su afición bloqueando las acciones de ataque del cuadro de Quino Soler. Sucesivas paradas que, unidas a las intenciones de los dos equipos, demostrarían sobre la pista el gran nivel en el que se movían ambos conjuntos.
 
Sin embargo, una mayor efectividad por parte de Dejanovic permitió al Bidasoa Irún comenzar a distanciarse, firmando rentas de hasta cinco goles (7-2 min. 14). Los pontaneses no dejarían de intentarlo a pesar del muro defensivo que se habían encontrado, buscando huecos que les permitieran avanzar en el marcador.
 
Poco a poco lo conseguirían, sumando tantos de la mano de Paraja, Mekaru, Manu Díaz y Josic. También seguiría al pie Álvaro De Hita, facilitando el acercamiento de los suyos mientras impedía que los balones contrarios traspasaran la línea de gol. Así se llegaría al min. 23 de la primera parte, con un ajustadísimo 10-9 que desembocó en un tiempo muerto a petición de Cuétara. La igualdad volvería a establecerse en el luminoso con un Ángel Ximénez – AVIA que lo daba todo, pero la suerte de los últimos minutos caería para los locales, que acabarían yéndose al descanso con un resultado de 14-12.
 
La segunda parte empezaría mal para el equipo de Puente Genil. Con un gol de Davor Basaric en contraataque, el Bidasoa Irún volvería a ampliar distancias. A pesar de  los intentos de los pontanos por no descolgarse del partido, los guipuzcoanos lograrían mantenerse en el marcador. Con un 21-17 sobre el min. 40, Quino Soler solicitaría un tiempo muerto para dar instrucciones a los suyos. Unas órdenes que se veían interrumpidas de nuevo por Pedja Dejanovic, que disfrutaba de un día en la que su efectividad rondaba el 40%.
 
La exclusión de Mikhail Revin dejaría a los de Soler en desigualdad sobre el campo, situación que aprovecharían los jugadores del Bidasoa para continuar acrecentando su ventaja. El Ángel Ximénez – AVIA no desistiría en sus propósitos, pero la superioridad que acabaría alcanzando una máxima de siete goles (30-23 min. 56). Con un nuevo tiempo muerto para los pontaneses y a falta de cuatro minutos para dar por cerrado el encuentro, el conjunto de Puente Genil procuraría, en la medida de lo posible, impedir un peor resultado y afrontar de la mejor manera posible el segundo partido de la eliminatoria.
 
Porque no era el día del Ángel Ximénez – AVIA, y el desenlace fue 32-26 que acabó fijado en el marcador con el pitido final.
 
Toca esperar a la vuelta. Con la mente puesta en que todo es posible, el próximo martes el Alcalde Miguel Salas abrirá sus puertas para otorgar el pase a una nueva fase de la Copa del Rey. Otros sesenta minutos en los que hay mucho en juego, y donde no hay nada que perder, pero sí mucho por ganar.


Fuente: Comunicación Ángel Ximenez-AVIA. Foto: Archivo

 

Suscribete y recibe las ultimas noticias!