Prueba sin precedentes la que ha sido presentada este jueves en los salones sociales del Club Náutico Sevilla, punto de partida, el próximo sábado a partir de las 8:30 horas, de la travesía en esquí acuático Sevilla-El Puerto de Santa María. Su protagonista, el experimentado rider canario Ricardo García Castro (7-8-1973), ha desgranado las particularidades de su nuevo reto, que le llevará sin escalas ni paradas desde la capital hispalense hasta la desembocadura del Guadalquivir para finalizar en El Puerto tras unas 70 millas náuticas, unos 129 km aproximadamente.
 
Arropado por un amplio equipo dirigido por Mónica Álvarez y en un acto presidido por el comodoro del Náutico, José Luis Puntas, acompañado para la ocasión por el secretario y el vocal de Régimen Interior del club sevillano, Mario Leal y Ramón Quintero, respectivamente, además del gerente del Instituto Municipal de Deportes, Manuel Nieto; el aventurero natural de Tijarafe (La Palma) ha dado a conocer los pormenores de la que va a ser su primera travesía peninsular, que espera completar “en unas tres o cuatro horas, dependiendo de las condiciones meteorológicas y el estado del mar, que espero acompañen”.
 
“Llevamos un año preparando este reto, que surgió buscando más morbo, otra forma de esquiar, otras alternativas al mar. Es emocionante salir de un río y llegar al mar, porque las aguas son distintas, por las estelas de los barcos y cargueros, que desprenden olas, la corriente, los obstáculos que nos encontremos, que me obligarán a ir más despacio para no caerme. Todo es nuevo para mí, y eso es más emocionante y mucho más atractivo. Ninguna travesía sé cómo va a ser exactamente”, apuntaba el protagonista. “A mí me gusta la aventura y en este caso sobre la marcha vamos a ir viendo lo que vamos a ir encontrándonos. Es muy difícil prever lo que va a pasar en un río, al igual que en el mar, que depende de cómo esté. Pero esperamos que todo vaya bien”.
 
Con varios retos superados en aguas canarias desde el año 2004 y posteriormente en las baleares, tras dejar atrás un grave accidente de tráfico sufrido en Estados Unidos en 2012, García Castro dedica desde entonces sus hazañas “a todas aquellas personas que han pasado por circunstancias similares para demostrar así que con voluntad y tesón todos somos capaces de recuperar y alcanzar nuestras ilusiones en la vida”. En este caso, tras el grave incendio que ha afectado a su isla de origen hace escasos días y que incluso se ha cobrado una vida, el palmero quiere brindar su aventura sobre el Guadalquivir a La Palma. “Espero concluir este reto para dedicárselo a mi isla, ese lugar tan maravilloso”.
 
En cuanto a la infraestructura necesaria para cubrir la prueba, dos barcos acompañarán al deportista, el obligatorio de arrastre y un segundo de apoyo, ambos con capitán y ayudante, “para cubrir imprevistos”, acompañados por hasta ocho personas más: una encargada de proporcionarle comida y bebida, “constante y fundamental para no deshidratarme”, un médico, un socorrista, otra conocedora del río Guadalquivir, un cámara de televisión, un fotógrafo, un juez y un notario que certifiquen la prueba, “ya que nadie en el mundo ha hecho este reto de tantas millas partiendo de un río y llegando al mar”.
 
PRECEDENTES
 
No es la primera vez que Ricardo García Castro afronta un reto de estas características. Dentro de su peculiar y único currículum sobre los esquís acuáticos, este bravo navegante ha llevado a cabo hazañas nunca vistas desde 2004, año en el que unió La Palma con la Gomera (40 millas náuticas). En 2005 unió las siete islas canarias con un recorrido total de 187,8 millas náuticas. En 2006 se enfrenta a las 62 millas entre Teno y Tazacorte. En 2007, con la circunvalación a su isla, realiza 72 millas. En 2008 realiza una hazaña insólita uniendo Lanzarote con La Palma con una sola escala en Tenerife y un total de 242 millas náuticas.
 
Después de su terrible accidente en 2012, en el que por poco pierde la vida y tras afrontar un duro y doloroso proceso de recuperación en tiempo récord, volvió a subirse a sus esquís el 7 de octubre de 2013 consiguiendo unir la isla de Ibiza (San Antoni) con Javea, recorriendo un total de 56 millas náuticas. El canario quiso dedicar su esfuerzo a todas aquellas personas que han pasado por circunstancias similares. Así, el 15 de agosto de 2015 continúa con su propósito de animar a la gente que pasa por situaciones difíciles a que continúen con sus sueños, volviendo a sorprender a todos uniendo Magaluf (Mallorca) con Ibiza a pesar de las condiciones meteorológicas, que no estuvieron de su lado.
 
Tanto en esta ocasión como en la anterior, dado que le agradecieron que lanzara este mensaje a personas en situaciones críticas, Ricardo vuelve a subirse a sus esquís con el mismo propósito: animar a quien ve frustrada su vida para que no decaiga, tenga esperanzas y luche por su recuperación.
 
Superar la adversidad, superarse a sí mismo, ha sido todo en la vida de este palmero que ama profundamente su tierra y su mar. La ilusión y la demostración de que los objetivos que uno se planteen, si se pone empeño y esfuerzo, pueden llegar a conseguirse.
 
La travesía Sevilla-El Puerto de Santa María se va a llevar a cabo gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Sevilla, el Club Náutico Sevilla, el Ayuntamiento de El Puerto, el R.C.N. de El Puerto, el Ayuntamiento de Tijarafe, el Cabildo de La Palma y las firmas Coplaca, Mabel Joyeros, Agropalma, Stenella Inmobiliaria, Sport-Line, Marina Sevilla, Repsol, Boat System, Autogas Repsol y Mabel Trofeos.
 
 
 

Suscribete y recibe las ultimas noticias!