Maximilian Walz ha conquistado su primera victoria en el Gecko Tour tras imponerse en la prueba que se ha celebrado esta semana en los recorridos Marbella Golf Country Club y Santa Clara Golf Marbella. El joven jugador alemán inaugura su palmarés en el mejor circuito de invierno de Europa tras una ronda final que ha sido una brutal batalla de nervios, con un desenlace no apto para aquellos que sufren del corazón.
 
Gabriel Cañizares llegó al último hoyo del torneo, el 18 del Marbella Golf CC, con un golpe de ventaja sobre Walz y dos sobre Carlos Balmaseda. Los tres iban jugando juntos, así que, aunque a priori la ventaja era para Cañizares, sería ese hoyo el que finalmente dictaría sentencia.
 
A la película aún le quedaba un último giro inesperado y muy emocionante. Walz conseguía un valiosísimo birdie, mientras que Gabriel Cañizares terminaba con un doloroso doble bogey que lo relegó a la segunda posición, compartida con Balmaseda y el inglés Sam Connor, autor de la mejor vuelta del día (68 golpes). Un nuevo ejemplo de por qué en el deporte hasta el rabo todo es toro.
 
Walz se ha impuesto finalmente con un resultado total de 209 golpes, con dos de ventaja sobre Connor, Cañizares y Balmaseda y tres sobre el chileno Mark Tullo. El ganador tiene 23 años y se formó en la universidad de Louisville, en Estados Unidos. Ha disputado un torneo del European Tour, el Omega European Open de Suiza en 2012, donde no pasó el corte, aunque dejó su tarjeta de visita con una muy buena primera vuelta de 69 golpes. Esta es su primera victoria como profesional: “estoy muy feliz, se lo quiero dedicar a mi familia y a mi equipo de trabajo. Tengo la suerte de tener un grupo de entrenadores a mi alrededor muy bueno”, señaló nada más recoger el premio".
 
La clave del torneo estuvo en el último hoyo. Walz admitió que fue vibrante. “Ha sido un auténtica montaña rusa, con tantos cambios que ni sabía quién era el líder en el último hoyo. Ha podido pasar cualquier cosa, ya que mis compañeros, Gabriel y Carlos, han jugado muy bien. Sin embargo, por suerte, al final he ganado yo. Sabía que tenía que hacer birdie y ha salido muy bien”, explicó.
 
Los jugadores han vuelto a destacar el nivel de preparación de los dos campos que han sido escenario del torneo esta semana, a pesar de que las condiciones han sido complicadas nuevamente por el viento. “Los campos estaban geniales, aunque no ha sido fácil. Ha hecho más viento incluso de lo que esperaban los jugadores españoles”, señaló.
 
Walz reconoció también que ha venido a jugar el Gecko por recomendación de un amigo, Patrick Kopp, que curiosamente fue el profesional que se impuso en Río Real y Atalaya. Ya pueden presumir los de la mano.
 
El torneo ha dejado momentos muy espectaculares, no en vano hasta se han visto dos hoyos en uno. Si difícil es que se haga uno durante el torneo, ver dos ya es de sobresaliente. El primero lo hizo Carlos Rodiles el martes, en la primera vuelta, en el hoyo 11 del Marbella Golf CC. “Pegué un hierro 6 a 185 metros de la bandera con el viento ayudando por la derecha”, explica. Mientras, el segundo fue obra de James Need el miércoles, en el hoyo 3 del mismo recorrido: “pegué el pitching wedge a 140 metros”. Sólo dos ejemplos del enorme nivel que se vive en el Gecko cada semana.
 
El próximo torneo del circuito tendrá lugar del 22 al 24 de febrero en los recorridos San Roque Club y Finca Cortesín.
 

Suscribete y recibe las ultimas noticias!