Los contrastes de cada jornada volvieron a aparecer el pasado fin de semana en las máximas competiciones estatales femeninas de balonmano. Si en la División de Honor el Clínicas Rincón Málaga Costa del Sol daba un importante paso para consolidar su permanencia, en la fase de ascenso de la División de Honor Plata el Vícar Goya se despedía del sueño de subir de categoría.
 
En Málaga, todo fueron sonrisas. Llegaba a Carranque un adversario directo, el Carobel Cleba Léon, y las chicas de Diego Carrasco, lideradas en ataque por Jennifer Gutiérrez (ocho goles), dieron la cara y superaron a su rival por 25-24 (14-12 en el descanso).
 
La puesta en escena del Clínicas Rincón, amparado en una buena defensa, no pudo ser mejor: un 4-1 en los primeros ocho minutos. Las diferencias se mantuvieron casi durante todo el primer acto, que concluyó con 14-12 en el luminoso.
 
En el comienzo de la segunda parte, el Carobel Cleba completó un parcial de 0-4 iniciado en el final del periodo anterior, lo que le permitió darle la vuelta al marcador y llevar la emoción al partido (14-15, min. 33).
Comenzó entonces un pulso cerrado, con un equilibrio absoluto y una resolución taquicárdica. Jennifer Gutiérrez consiguió el 25-24 a poco más de dos minutos para la conclusión. A partir de ahí, el Clínicas Rincón prolongó su defensa numantina para lograr dos puntos que le distancian en siete de las plazas de descenso.
 

Mejor imagen, pero derrota

Ahí, en el pozo de la categoría, se encuentra el Adesal Córdoba, que encajó su enésima derrota del curso en el Pabellón de los Sueños frente al Helvetia BM Alcobendas (27-22; 14-12 en el descanso).
 
Pese a que las fuensantinas no pudieron ganar, dieron la impresión de cierto grado de reacción tras el relevo en el banquillo, ahora con Isa Moreno -en sustitución de Rafa Moreno- al frente de la dirección técnica del primer equipo.
 
El BM Alcobendas arrancó fuerte (4-1, min. 4), aunque la formación cordobesa, en la que destacó la producción anotadora de Alba Sánchez (cinco goles), reaccionó e igualó (11-11, min. 23). Las locales dieron pronta respuesta, así que las contendientes se marcharon a los vestuarios con un 14-12 en el marcador.
 
La segunda parte resultó de claro dominio madrileño. El Adesal resistió durante los primeros minutos (17-15, min. 37), pero a partir de ahí el BM Alcobendas impuso su superioridad y se distanció en el luminoso.
 

Adiós al sueño del Vícar

Por otro lado, en lo que a la División de Honor Plata se refiere, el Vícar Goya se quedó sin cualquier opción de subir de categoría al perder los tres encuentros del Grupo II, cuya sede fue el Pabellón de Deportes Municipal La Arena de Gijón.
 
La clave, probablemente, estuvo en el primer partido, en el que las almerienses cayeron frente al BM Castellón por 28-27 (14-10 en el descanso). Después de verse por detrás con una desventaja que llegó a los siete goles (20-13, min. 37), el Vícar inició una remontada que culminó al ponerse por delante a cuatro minutos para el final (26-27). No obstante, hasta ahí llegó el impulso de equipo andaluz, que se mostró incapaz de anotar a partir de entonces.
 
Al día siguiente, el Vícar Goya fue ampliamente superado por el BMC Mavi Nuevas Tecnologías (16-24; 10-15 en el descanso), con lo que todo quedaba a la espera de un triple empate en la última jornada.
 
Pero la formación andaluza estuvo frente al Logroño Sporting La Rioja totalmente fuera del partido. El primer gol lo anotó a siete minutos y medio para el final de la primera parte (6-1). Por entonces, el choque estaba ya en manos de la formación riojana, que acabó imponiéndose por 21-10 (10-2 en el descanso).


Información e imagen facilitadas por la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía

Suscribete y recibe las ultimas noticias!