Si estás apuntado al gimnasio, practicas deporte de forma habitual o estás en ese arduo proceso de ponerte en forma, seguramente hayas oído hablar del Core. Es muy común escuchar sobre la importancia del Core, así como la imperiosa necesidad de realizar ejercicios para su fortalecimiento, especialmente, en personas que practican actividades de alto impacto. Pero…es oro todo lo que reluce?
 
El CORE o "Núcleo"  son los grupos musculares del tronco, de la pelvis y de las extremidades encargados de la estabilidad de la columna vertebral y de la pelvis. Ayudan a generar y transferir la fuerza necesaria desde los segmentos mayores a los pequeños del cuerpo durante las actividades y movimientos de este.
 
Según nos indican desde la clínica REGA Fisioterapia y Entrenamiento Personal, situado en Fuengirola (Málaga), un reciente estudio comparó la efectividad del ejercicio específico de CORE con el ejercicio general en un sujeto con dolor lumbar crónico inespecífico. Cada grupo realizaba ejercicio, tres veces por semana, llegando a un total de 16 sesiones. Se midieron la estabilidad lumbopélvica, la discapacidad y el dolor.
 
Los resultados tras las 16 sesiones mostraron mejoras en los tres parámetros tanto en el grupo de ejercicio específico de CORE como para el grupo de ejercicio general. No hubo diferencia significativa entre los dos grupos en ninguno de los parámetros, por los que se concluyó que el ejercicio específico de CORE no es más eficaz que el ejercicio general para mejorar la estabilidad ni para la reducción de la discapacidad y el dolor en pacientes con dolor lumbar crónico no específico. 
 
En función a los resultados arrojados, REGA Fisioterapia y Entrenamiento Personal deduce dos conclusiones:
 
La primera, que el CORE es un grupo muscular fundamental para todas las actividades, puesto que se activa en todas ellas y es por eso por lo que los sujetos que practicaban ejercicio general mejoraban de igual forma que aquellos que realizaban únicamente ejercicio de CORE. 
 
Por tanto, ¿por qué cuando yo hago ejercicio de CORE mejora mi dolor de espalda más que cuando realizo ejercicio ejercicio general? Seguramente porque cuando realizamos ejercicio específico controlado y guiado estamos contrayendo el CORE de manera voluntaria, obteniendo un feedback y controlando específicamente la columna lumbar. En cambio, cuando realizamos ejercicio general no ponemos la atención necesaria en el control. 
Esto nos lleva a la segunda conclusión, que es necesario conocer nuestro cuerpo, conocer cómo y cuándo se contrae mi CORE y como consecuencia de esto, comenzar a automatizar de forma involuntaria la contracción del core para todas nuestras actividades de la vida diaria. 
 
La activación del CORE es fundamental en cualquier actividad, sea deportiva o no, su contracción provoca estabilización de la columna lumbar y previene la aparición de lesiones en la misma. Es por eso que existe la necesidad de saber contraerlo y llegar a establecer una precontracción involuntaria previa a cualquier movimiento, sin necesidad de pensar en dicha contracción. Dicho de otro modo, para trabajar el CORE no es necesario realizar ejercicios específicos ya que un CORE "saludable" y "activo" se va a trabajar en cualquier ejercicio desde haciendo abdominales a sentadillas o press de de banca. Sin embargo sí es útil emplear ejercicios específico con el objetivo de conocer cómo lo llegamos a contraer y qué ocurre en mi columna cuando está activo.
 
+INFO
Calle Maestra Ángeles Azpiazu, 12
Fuengirola, Málaga
T. 951 21 88 52

Redacción: Deportivia.com y REGA. Información e imagen: REGA Fisioterapia

 
 

Suscribete y recibe las ultimas noticias!