La natación para bebés, también llamada Matronatación, es una actividad muy placentera y positiva, un excelente ejercicio que favorece su  desarrollo y sus capacidades, Sumergirse en el agua junto a su padre o su madre, estar en contacto con ambos y tener la seguridad de su cuidado es una de las experiencias que les suele agradar a los bebés.
 
El medio acuático les recuerda su paso por el útero materno por lo que la experiencia con el agua es una de las mejores actividades que podemos practicar con nuestro bebé.
 
El objetivo más importante de esta actividad se centra en hacer más fuerte el vínculo de amor y de confianza entre el/los padres y el bebé, gracias a que comparten una experiencia nueva y única que les lleva a incrementar y a mejorar la relación afectiva y cognitiva.
 
No se trata de que los niños aprendan a nadar antes de saber andar o tan siquiera gatear. El objetivo de la matronatación es estimular al bebé en el agua que flota y se mueve en este medio con la ayuda de sus padres y mediante una serie de juegos que favorecen entre otras cosas su desarrollo psicomotor.
 
Los recién nacidos están dotados de una amplia variedad de reflejos que son fundamentales para el  desarrollo de su vida. En este sentido el agua es un instrumento de enriquecimiento básico desde sus primeros meses en el mundo.
 
Está demostrado que la natación para bebés aporta muchos y grandes beneficios. Entre ellos cabe mencionar el mejor desarrollo psicomotor, el fortalecimiento del sistema cardiorrespiratorio, el desarrollo de su musculatura, por otro lado el contacto con el agua hace que se relaje y descanse mucho mejor. Le ayuda a mejorar  la  percepción del mundo que le rodea.
 
Con esta actividad el bebé podrá experimentar una serie de sensaciones distintas de bienestar y unos movimientos que no son los que pueden realizar en su medio habitual, ya que los beneficios que les brindan el  líquido elemento,  favorece y estimula tanto el cuerpo como  la mente del bebé.
 
La natación para bebés  puede iniciarse a partir del tercer o cuarto mes de  vida y siempre que se den circunstancias y situaciones normales de salud. No obstante es siempre recomendable acudir al pediatra antes de comenzar con esta actividad.
 
Las sesiones de natación suelen durar aproximadamente entre 30 y 45 minutos como máximo. En ellas, uno de los padres o ambos, intervienen con el bebé mediante el juego, con ejercicios y actividades sencillas que están guiadas en todo momento por un monitor titulado. Su trabajo estará encaminado  a crear un ambiente óptimo, a fin de conseguir el objetivo más importante de esta actividad: lograr para ambos, padres y bebés, una experiencia amena, afectiva, placentera y estimulante.
 
En Reserva del Higuerón Sport Club, se dan las condiciones idóneas para la práctica de esta actividad, gracias a su amplia piscina interior climatizada, y un equipo humano atento y profesional.
 
+INFO e inscripciones
Reserva del Higuerón Sport Club & Spa

Avda. del Higuerón, 48
Fuengirola, Málaga
T. 952 56 57 61
► reservadelhigueron.com

Artículo redactado por Agustina Fernández Arrascaeta. Imagen facilitada por Reserva del Higuerón

Suscribete y recibe las ultimas noticias!