Domingo pasado por agua en el día de cierre de las World Series by Renault en el Circuito de Jerez. A pesar de ello, ha habido un protagonista indiscutible durante el fin de semana: el público. Ni alertas amarillas ni naranjas por riesgos de lluvia, han retraído a las 32.000 personas (14.000 sábado y 18.000 el domingo) presentes en las instalaciones jerezanas -aguantando estoicamente este desagradable fin de semana de lluvia-, para  disfrutar todo lo que han podido con la última prueba puntuable para las World Series by Renault, toda una verdadera lección de pasión por el motor.
 
Y es que la prueba final del certamen, no ha tenido suerte esta vez en Jerez, y el sol y las agradables temperaturas que todos venían buscando por estos lares en estas fechas, brillaron por su ausencia en un atípico fin de semana de carreras donde la lluvia se convirtió en una pesadilla para los pilotos de todas las categorías en liza en este certamen internacional de automovilismo que el año próximo tomará rumbos distintos. Por un lado, Renault Sport Technologies mantendrá la Eurocup Fórmula Renault 2.0 y la Renault Sport Trophy para crear un nuevo campeonato junto a la organización de las Lemans Series, mientras que la empresa española RPM Racing, creadora de las World Series, abre un nuevo capítulo en su haber como organizador desarrollando un evento que se denominará Formula 3.5 V8, en un formato similar a lo visto hasta ahora, incluyendo la combinación de carreras, (también de otras categorías), y actividades paralelas para la familia y donde Jerez volverá a tener protagonismo ya que cerrará los días 5 y 6 de noviembre este nuevo certamen.
 
Ciñéndonos a lo deportivo, si la disputa de los entrenamientos contra el crono de esta mañana que definían las parrillas de salida de las carreras que tendrían lugar a continuación, se celebraban en su totalidad bajo fuertes aguaceros, la climatología daba una tregua en el desarrollo posterior de las carreras y se pasó de una pista con mucha agua por la mañana, a una pista húmeda sin charcos gracias al excelente drenaje del trazado, pero quizás algo más complicada para los pilotos que alternaban en algunas partes de la pista líneas de trazada seca con otros puntos húmedos lo que hizo difícil la elección de los neumáticos.
 
De esta guisa se dio la salida a la Fórmula Renault 3.5, alma máter de este certamen, en la que toda la parrilla partió con slicks para afrontar la segunda prueba del fin de semana. Oliver Rowland, autor de la pole de la mañana, sale el primero, si bien, un error en la primera vuelta lo relega a la cuarta plaza tomando el mando Nick de Vries, mientras por detrás, el francés Vaxiviere y el ruso Orudzhev, se intercambian las posiciones en un duelo electrizante entre ambos que finalizó cuando el ruso pinchó perdiendo sus opciones. Con De Vries al frente de la carrera, la salida de pista de un participante propicia la entrada del Safety Car, reagrupando de nuevo al pelotón. Tras el cambio de gomas obligatorio, Rowland, que también había entrado a boxes por pinchazo, consigue escalar posiciones hasta mantener un enconado duelo con el francés Matthieu Vaxiviere al que supera tomando la segunda posición que ya no cedería hasta la bajada de la bandera ajedrezada dejando al galo el tercer peldaño del pódium. La victoria correspondía a Nyck de Vries que contabilizaba su primer triunfo en la categoría.
 
En la Fórmula Renault 2.0 tras el dominio en la primera jornada del británico Jack Aitkens que lograba las victorias en cada una de las mangas, las cosas se le torcían un poco en los entrenamientos de la mañana viéndose obligado a partir en carrera desde la línea del pit-lane. Tras la salida, el poleman de hoy Ben Barnicoat, no daba tregua al resto y a pesar de ser acosado hasta el final por el francés Hubert, lograba la victoria, mientras Ignazio D’Agosto, muy activo durante estos días, firmaba su tercer pódium del fin de semana, de nuevo en la tercera plaza. Por su parte, el británico Jack Aitkens, líder del campeonato, a pesar del contratiempo, lograba finalizar en la décimo sexta posición y se beneficiaba a su vez de la vigésimo cuarta plaza de su principal opositor en la lucha por el título, Kevin Jorg, (que apostó por un juego de neumáticos de lluvia), lo que le otorgaba matemáticamente el título de campeón de la Fórmula Renault 2.0
 
Por su parte, la Renault Sport Trophy celebraba hoy dos carreras. La primera en formato sprint para la categoría “Prestige” y la segunda que cerraba el programa de hoy para la clase “Elite”. En la primera de ellas se imponía el italiano Dario Capitanio, mientras en la segunda disputada por la tarde en condiciones de lluvia, era el holandés Indy Dontje quien se adjudicaba el triunfo.
 
Por último, Mikel Azcona se imponía hoy en la segunda manga de la Clio Cup España donde la malagueña Alba Cano lograba finalizar en la novena posición.


Información e imágenes: Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía

Suscribete y recibe las ultimas noticias!