El espectacular Freestyle-Motocross, hizo vibrar de nuevo a la ciudad de Jerez. Y lo hacía por segundo año consecutivo tras el estreno el año anterior en la plaza de toros jerezana como evento enmarcado dentro del trienio Jerez Capital Mundial del Motociclismo. Para esta ocasión, la principal novedad se centraba en el cambio de escenario y de la arena del ruedo, se pasaba al más deportivo Estadio Chapin. El cambio, le ha sentado bien a la prueba que además se beneficiaba del hecho de celebrarse de noche lo que unido a una puesta en escena de sonido y luces visualmente espectacular, elevaba a la máxima potencia esta “Noche de los Saltos”, Night of the Jump, en la que los principales figuras de esta especialidad motociclista, entre ellos tres españoles, desplegaban todo su repertorio de saltos y trucos en el aire para contentar a un público que disfrutó de lo lindo con el show ofrecido por todos los pilotos.
 
Y si hablamos de público, casi se colgó el cartel de no hay billetes, presentando las gradas de fondo norte del estadio Chapin donde se desarrolló el espectáculo una entrada que rozó el lleno, lo que confirma el éxito de esta prueba que ha cuajado entre una cada vez más creciente afición al Freestyle que buscan en esta especialidad disfrutar de una noche mágica de acción y pura adrenalina.
 
Deportivamente hablando, el Campeonato del Mundo de Freestyle-Motocross de Jerez se convirtió por primera vez en su historia en un Campeonato por Naciones con tres equipos (España, Francia y resto del mundo) que disputaban una clasificación inicial de la que saldrían los dos equipos que pasarían a la final. Contra todo pronóstico, los jueces decidieron con sus puntuaciones que fuera el equipo denominado resto del mundo formado por los checos Petr Pilat, Libor Pdomol y el autraliano Rob Adelberg los que acompañarían en la final al trio español formado por el campeón del mundo Maikel Melero, el sevillano Dany Torres y Marc Pinyol dejando fuera de la final al equipo galo que a pesar de contar en sus filas con todo un campeón como David Rinaldo sólo lograban 222 puntos por 237 del equipo resto del mundo que llegaba a la final. Pero antes de la tanda final de saltos para decidir al campeón de la noche, se celebraba el Rockwell Best Whip o mejor plegada en el aire donde seis pilotos se disputaban este galardón, siendo finalmente el francés Rinaldo y el español Melero quienes llegarían a la final que vencía claramente el español.
 
Tras ello llegaba la disputada final entre España y el equipo Resto del Mundo en la que cada piloto daba lo mejor de sí ofreciendo sus mejores trucos y acrobacias que hacían levantar de sus asientos a un público cada vez  entregado y a un jurado que otorgaba la victoria final al equipo español con 252 puntos.
 
En resumen, diversión y espectáculo para todos en la noche de los saltos, gran entrada de público al estadio, ausencia de incidentes y, como colofón, victoria espectacular del equipo español que cerraba con su actuación un nuevo evento internacional de Freestyle-Motocross en la ciudad jerezana que acogía por segunda vez en su historia, esta vez en un nuevo escenario, una prueba de esta disciplina motociclista.

Fuente: Circuito de Jerez

Suscribete y recibe las ultimas noticias!